Pueblo o ciudad: Dónde se vive mejor?

Pueblo o ciudad: Dónde se vive mejor?

Un estudio de la Fundación Colsecor indagó sobre la calidad de vida y la búsqueda de bienestar comparando localidades pequeñas y grandes ciudades, y si bien el resultado demostró que el 80% de los argentinos se siente satisfecho del lugar en el que vive, en el 20% de las respuestas se evidenció que hay más felicidad en los pueblos chicos.

El relevamiento se llevó a cabo del 26 al 29 de junio y consistió en 62 preguntas efectuadas a 1.525 personas de localidades intermedias, dividiendo al país en sectores de acuerdo a la cantidad de habitantes.

El politólogo Mario Riorda, quien intervino en esta investigación, explicó que, aunque siempre hay una presunción de que se puede vivir mejor en el interior que en las ciudades grandes, históricamente el flujo migratorio en el país y en el mundo se caracterizó por trasladarse desde lo más chico a lo más grande.

“Hicimos este estudio de encuesta de bienestar para analizar el bienestar emocional, donde es interesante poner el foco hoy en este contexto de pandemia; y por otro lado pensando en la satisfacción en general, el modo de vivir, de participar en cuestiones sociales y lo que tiene que ver con la confianza pública e interpersonal”, indicó.

“Si tuviera que buscar un título específico las respuestas fueron más o menos parecidas en localidades grandes como chicas, pero en el 20% de casi todas las respuestas siempre hay más felicidad evidenciada en pueblos chicos”, señaló.

El escenario actual que permite la posibilidad de comprar por internet y hacer teletrabajo ha equilibrado la balanza todavía más a favor de los pueblos.


En ese sentido Riorda señaló que la potencialidad de irse del país en busca de oportunidades es más baja en el interior y la capacidad de retención de los municipios es muy grande. Por otra parte, destacó la capacidad de participación que se da en instituciones como clubes, cooperadoras, donde se nota una productividad mayor en pueblos y en ciudades pequeñas.

La capacidad de participación en instituciones clubes, cooperadoras es mucho mayor y se nota una proactividad superior en los pueblos o ciudades pequeñas con respecto a las grandes.

Teniendo en cuenta el actual contexto de pandemia, Riorda consideró que influenció a la hora de evaluar el bienestar emocional, porque según señaló, “la variable de optimismo es mayor en un pueblo”.

Entre otros valores, en los pueblos chicos se potencian las relaciones humanas e institucionales, pero al mismo tiempo hay menos confianza interpersonal, por lo que significa que vivir en localidades pequeñas no necesariamente mejoran la relación “uno a uno”.

“Más allá de las oportunidades profesionales o labores la satisfacción en los pueblos no se minimiza como en las ciudades”, agregó.