POR LA REIVINDICACIÓN DE LA PROFESIÓN DOCENTE

POR LA REIVINDICACIÓN DE LA PROFESIÓN DOCENTE

POR UNA SOCIEDAD QUE COMIENCE A MIRAR AL DOCENTE COMO EL AGENTE DE CAMBIO NECESARIO Y FUNDAMENTAL.

 

Para escribir esta nota voy a comenzar con una reflexión de una madre, ciudadana de Monte Maíz.

Mercedes Rodríguez es jubilada, nació en W. Escalante, cursó sus estudios en el Instituto José Hernández, orgullosa de los profe que tuvo. Luego se mudaron a Monte Maíz. Hoy día quiere instalarse en Córdoba porque quiere seguir estudiando.

Ella hizo la siguiente reflexión: “Y sin entrar en lo más mínimo en tema política, los docentes deberían ser los mejores remunerados del País, porque de cada escuela del País, salen nuestros docentes, médicos, enfermeros, presidentes, curas, Papa, empleado metalúrgico, recolectores de residuos y todo, todos pasamos por la aulas para ser las personas o personalidades que somos HOY!!! GRACIAS PROFESORES!!!! (Esta reflexión fue con motivo de los 25 años de la primera Promoción del IPEM 126 Ada Eva Simonetta de Monte Maíz. Comentario hecho en el face, al cual pedí su permiso para tomar sus palabras) .

 

Evidentemente cree en la Escuela y Educación Pública. Y sobre todo defiende el rol y profesión Docente.

Hay una defensa que hacemos de la Escuela y Educación Pública, la defensa de lo Salarial...pero hace tiempo me preocupa (y quisiera ocuparme al menos de esta manera, como comienzo), cómo a lo largo de la historia y más en las últimas décadas, el tema del rol y la función y profesión Docente. Docente, como Profesional y Trabajador de la Educación. Cuando obtuvo un lugar preponderante y respeto social. De estatus también.

Es verdad que los tiempos cambiaron en cuanto a el rumbo que el propio Mundo fue tomando e impactó en nuestras realidades. Los medios hegemónicos de comunicación también hicieron lo suyo (en desmedro claro) y la pérdida de Valores, el respeto, en fin producto del individualismo propio de un mundo globalizado y neoliberal. Al cual nuestro País y Sociedad no está exento.

Se hacen edificios escolares, hay cursos y propuestas de capacitación por donde busquemos, congresos, licenciaturas, posgrados, etc. Nada mal, apunta a mejorar la calidad de la enseñanza y profesión del Docente. Mejora su Práctica.

Desde el gremio se logró los concursos de Dirección, vicedirección, inspecciones.

Ahora...y el Docente? El Ser Docente? Porque reconozcamos que a la mínima falla en una escuela, ya sea baja matrícula, repitentes, estadísticas que no cierran, etc etc, cae la responsabilidad en el Docente o Director (que es docente).

Cuando hay paros, por “x” reclamos (no discutiremos si lo hace o no y las razones en este momento), y más en localidades pequeñas del interior, aparece por parte de los padres: “y qué hago con mi hija/o!!!”...Uds. viven de paro.

Desde hace años se instaló la idea de la Escuela como “guardería” en lugar de pensarla como de ascenso social. Y que en tanto y en cuanto para que esta Escuela funcione y brinde la calidad educativa que se pretende, tiene que contar con Docentes bien remunerados y respetados socialmente y políticas que lo cuiden. Necesita ser reivindicado.

Paulo Freire diría: “La Escuela es el lugar por excelencia para el Maestro”.

Se hace necesario actuar para dar la discusión necesaria al respecto. Generar espacios de diálogos con participación de la Comunidad.

Preguntas: Cómo se siente el Docente? Cómo se ve? Cómo se posiciona en la Escuela? Se asume como sujeto político? Se asume como profesional y Trabajador de la Educación? Asume por vocación, antiguamente era el Apóstol, el que llevaba la palabra. De Apóstoles a Trabajadores de la Educación. Un gran recorrido en la historia.

De algo estoy convencido, que la defensa del rol y función docente es una DECISIÓN pura y exclusivamente POLÍTICA, por parte del Estado, y de parte nuestra como Dirigentes para re posicionarlos. Generar acciones para concientizar. Hacer campaña. Militar esta problemática para revertir de a poco. Y de parte del propio Docente tener la predisposición para mejorar esto.

Claro está que uno de los indicadores más relevante que posiciona al Docente en un lugar de desprestigio social es el Salario. Dice cuánto vale su trabajo…

Tomo otras palabras de Mercedes Rodríguez, “...por qué un Docente ha de ganar menos que cualquiera de los profesionales, por ella nombrados, cuando pasaron por la escuela, es decir hubo un Docente responsable”...

Sigo, y digo, basta ya con el mito que un Docente solo trabaja cuatro horas...y todo lo que implica llevarse trabajos de los educandos a sus casas? Horas de corregir, controlar, armar planificaciones, proyectos, reuniones fuera del horario escolar, hacer rifas para solventar la escuela...etc...etc...además comprar libros.

Otra cosa, el Docente tiene que poder acceder a lo cultural: ir a una obra teatral, un concierto, un viaje cultural, todo eso que lo enriquece y volver a sus aulas con una mirada amplia y abierta.

En el Interior, los Docentes hacen “dedo”, yo lo he hecho, para llegar a tiempo a dictar las clases, porque el colectivo no tiene horarios coincidentes o porque en medio del camino se rompió (típico de la Coata Córdoba).

Tenemos que hacer un trabajo titánico que permita reposicionarlo frente a la Sociedad. Y a partir de allí si, los reclamos pueden tener el peso necesario con el acompañamiento de la Comunidad de cada Centro Educativo y Sociedad en General.

Por otro lado tenemos en contra la descalificación y desvalorización de los que ocupamos lugares de Dirigencia gremial, decrecimiento.

Pero para recuperar ésto, volver a creer, es siendo coherente en la defensa del Docente, aún con errores y aciertos, pero siendo honestos y responsables, criteriosos, el hacer, la acción, escuchar (poner la oreja) estar dentro de las escuelas y al lado del docente, respetando la pluralidad, la palabra en un ámbito democrático, dando la palabra, siendo empático, con organización, con el alma, corazón, saliendo de detrás de escritorios...y lo fundamental el saber delegar. Un líder dirigente debe saber delegar, confiar y a la vez controlar que los resultados son los que se habían consensuado y acordados, aunque haya margen de error (nunca nada sale perfecto, porque hay variaciones y condicionamientos). Pero hacia allí va el camino.

 

Un abrazo a tod@s y cada un@.

 

En Unión todo es posible.

 

Prof. Eduardo Omar Rodriguez.

Director del IPET 87 Robertina Moyano de Sastre de Bell Ville (con licencia gremial).

Vocal titular de Junta Ejecutiva Central de UEPC.

Referente del Movimiento Blanco y Celeste en Unión.